Arjona: un pueblo con Historia

Arjona se haya situada en una mesa geográfica próxima a la depresión del Guadalquivir. Su estratégica situación en un altozano es visible desde los muchos miradores que se asoman desde los barrios altos de la ciudad. Su blanco caserío es la síntesis del paisaje rural de la Campiña jiennense. Íbera, romana y árabe, la ciudad vio nacer al al-Ahmar, el primer rey nazarí, creador de la Alhambra.

Panorámica de vistas de Arjona

Y con esta carta de presentación llega un post sobre mi pueblo, y cuyo nombre está presente en este blog, porque es la tierra que me vio nacer, donde crecí y tengo mis recuerdos de infancia y donde vive toda mi familia, con lo cual vengo bastante a mi pueblo.

Sois muchos los interesados en saber cosas de Arjona, y este pueblo, es un pueblo con historia, cuyos primeros indicios de presencia humana en esta tierra se remontan al tercer milenio antes de Cristo, en tiempos de la edad del cobre y de la edad del bronce, y se sabe por excavaciones realizadas a principios del siglo XVII. Y por ello, es una de las ciudades más históricas de la comarca de la Campiña de Jaén, estando situado al noroeste.

Su término municipal se extiende a lo lardo de 158 kilómetros cuadrados, la mayor parte de ellos dedicados al cultivo del olivar. Los terrenos bajos, en especial aquellos que surcan las aguas estacionales del Arroyo Salado, están dedicados al cultivo cerealista. Arjona se encuentra situada a 485 metros de altura y mantiene un censo poblacional superior a los cinco mil vecinos.

Ayuntamiento de Arjona y plaza principal

El centro neurálgico de todos los pueblos suele ser donde está situado el Ayuntamiento y su plaza principal, y en mi pueblo también es así. Y más ahora en estos dias de agosto, los mas señalados de todo el año, porque es cuando Arjona se engalana para vivir sus Fiestas Patronales de San Bonoso y San Maximiano, mártires cristianos romanos que los mataron por defender y practicar el cristianismo en esta tierra, y los que todos los arjoneros tenemos mucha devoción.

Son fiestas que se viven desde niños, en compañía de familiares y amigos, tanto es así que todos los Arjoneros que nos encontramos fuera del pueblo en estas fechas del 18 al 24 de agosto acudimos para vivirlas un año más, con lo cual el ambiente del pueblo es diferente, con muchas actividades tanto de ocio como culturales, entre ellas, de las que os quiero hablar con detalle.

En estos días en los que el pueblo se llena de “forasteros” y los que ya vivimos fuera, se organizan visitas guiadas con un experto en historia, que enseña y cuenta todo sobre Arjona, sus increíbles monumentos y cosas que aunque seas de toda la vida de aquí, como es mi caso, desconoces.

Este año, con la intención de poderos contar cosas de mi pueblo, he realizado este visita y he conocido a una Arjona histórica, más si cabe de lo que ya sabía. Es imposible contar con detalle todo como nos lo explicaba Antonio ( el experto guía Licenciado en Historia del Arte ) y además mi intención no es hacer de este post un libro de historia, pero si enseñaros los monumentos principales y que os hagáis una idea de lo bonito que es Arjona, y os entren ganas de visitarlo 🙂

La visita empezó a eso de las 10 de la mañana en el salón de plenos del Ayuntamiento, donde Antonio nos explicaba el recorrido que íbamos a realizar y el primer sitio no podía ser otro que este lugar, porque este Ayuntamiento es muy bonito y pionero en su patio al emplear la estructura de hierro que en la época del neoclasicismo ningún otro Ayuntamiento de Andalucía tenía estructura similar.

Además de este detalle, que yo desconocía, la Alcaldía de este Ayuntamiento es muy bonita, de la época árabe y la decoración de azulejos y sus techos es digna de admirar, de hecho en mi pueblo todo el mundo quiere hacerse fotos cuando se casa en esta Alcaldía.

¿ A que es impresionante? Es toda una maravilla esta Alcaldía, que es pequeña pero menuda joya tenemos en este Ayuntamiento, y no sólo ésta, tenemos el honor de tener una de las 12 Lápidas Templarias repartidas por el mundo, a principios del siglo XX por la organización masónica denominada los 12 Apóstoles, siendo ésta que se encuentra en Arjona la única que presume que contiene el verdadero nombre de Dios el Shem Shemaforash, recogido en la Mesa de Salomón, y en la que también están escritas las claves para el conocimiento del Universo y la fórmula de la Creación.

Para conocer más sobre esta Lápida, un famoso escritor de mi pueblo, Juan Eslava Galán escribió libros sobre ello. Aquí téneis una foto sobre la Lápida.

Después de quedar maravillados con el Ayuntamiento iniciamos la ruta hacia Santa Maria, parte más alta del pueblo y que tanta historia guarda entre sus monumentos y muros, uno de ellos se contempla en la cuesta de subida, ya que Arjona estuvo amurallada.

Esta pared forma parte de esa muralla que rodeaba la plaza de Santa María y al llegar arriba de esta cuesta, se encuentra lo que llamamos el cementerio, ya que se encontraron numeros restos de enterramientos y arriba está la iglesia de Santa Maria, lugar donde están los patronos mártires del pueblo.

Esta parte del pueblo para mi es la más bonita, entre otras cosas porque es mi barrio, donde yo me he criado y he vivido toda mi infancia, la cantidad de cosas que os puedo contar de recuerdos son innumerables, y además al ser la parte más alta del pueblo, las vistas de los olivos son increíbles, desde esta plaza al fondo se ve la Sierra de Andújar, y todas las casas blancas del pueblo.

Y subiendo estas escaleras en uno de sus rellanos, hay una piedra que se encontró en el término municipal de Arjona y que se conoce como “la piedra de los deseos” aunque en realidad no lo es, estaba en los templos como símbolo de fertilidad, pero ya sabéis que en todos los pueblos hay historias, y la tradición dice que si pones los 5 dedos en los agujeros que tiene y pides un deseo, que se cumple…….y por probar no se pierde nada ¿no? Ya sabéis, si venís a mi pueblo lo hacéis.

Y por fin llegamos a la plaza de Santa María, una plaza con bonitas casas y que guarda parte de los mayores tesoros de Arjona: la Iglesia, donde están los patronos mártires romanos San Bonoso y San Maximiano, el museo de los Santos y desde ahora también recientemente han inaugurado un museo arqueológico con todos los restos encontrados en el término municipal de Arjona y cuya riqueza veréis a continuación.

Iglesia de Santa Maria: situada en la parte mas alta de la ciudad en lo que debió ser un alcázar musulmán. Es muy probable que este templo fuese santuario ibérico, templo romano, mezquita y tras la conquista cristiana de 1244 se consagrase como iglesia. Esta iglesia acoje a los patronos de la ciudad, mártires cristianos que fueron perseguidos y matados por Prefecto Daciano. Y debido a una serie de apariciones prodigiosas y hechos milagrosos vinculados a los Santos desde 1.628 se declararon Mártires y se veneran en Arjona con gran fervor y devoción.

Museo arqueológico: situado también en esta plaza se encuentra un museo con todos los restos encontrados en el término municipal de Arjona, siendo este pueblo testigo de la variedad de culturas que habitaron estas tierras en la antigüedad, y lo han hecho con todo detalle pudiendo recorrer las páginas de la Historia a través de este museo, toda una joya para el pueblo de Arjona.

Después de este recorrido por la historia, sigue nuestro paseo hacia un gran descubrimiento, un Aljibe Almohade situado debajo de esta plaza, debido a que Arjona estuvo fortificada y amurallada, con tres líneas de murallas, veintidós torreones, dos torres albarrranas, siendo un bastión defensivo de primer orden. A partir del siglo XIII la ciudad alcanzó un gran protagonismo ya que vivió uno de los políticos mas importantes de la historia de Al-Anddalus, el fundador de la dinastía nazarí de Granada, Muhamad Ibn Al-Ahmar. Y de este legado almohade es este impresionante Aljibe.

Estatua homenaje al Rey Al-Ahmar en la plaza de Santa Maria

La visita al Aljibe me dejó realmente impresionada porque sabía hacía tiempo que lo habían descubierto pero no lo había visitado aun, y al entrar con la mañana de calor que hacía daban ganas de quedarse ahí dentro, muy fresco y con olor a humedad, y casi parecías pisar el agua.

Dentro pusieron un documental sobre el Aljibe que ponía los pelos de punta, que gran trabajo. Y después de esta impresión, seguimos la ruta por unas calles de Arjona, que sería en su tiempo como la judería y que están cuidando y conservando las casas, restaurándolas y añadiendo elementos encontrados arqueológicos en las fachadas, así como el suelo muy bien arreglado.

Llevaba años sin pasar por esta calle, y os aseguro que no tiene nada que ver a como estaba, el trabajo de los vecinos y del Ayuntamiento por cuidar estos barrios están siendo de gran labor para dar ahora esta imagen tan bonita, y que tantos recuerdos me traen. Y en esta calle, se encuentra una casa que guarda uno de los mayores tesoros y más impresionantes, llegó la hora de hablar de la Cripta del Barón de Velasco.

Esta cripta fue construida entre 1920 y 1930 a expensas del Barón de Velasco, está situada debajo de la Iglesia de San Juan, accediendo a ella por una puerta situada al comienzo del barrio de la judería, y su fin era enterramiento familiar.

Está forrada por teselas de oro, y su belleza es impresionante como podréis apreciar por las fotos, a pesar de que está algo deteriorada, ya que durante años antiguamente entraban niños y no tan niños a robar estos cuadraditos que la componen de oro, la atracción del lugar era suculento en aquellos tiempos, hasta que ya se empezó a proteger y a conservar siendo hoy en dia un reclamo en Arjona porque todo el mundo la quiere visitar.

Como os comentaba esta Cripta está debajo de la Iglesia de San Juan, otra de las iglesias del pueblo, cuyos orígenes se remontan a la época romana, de portada de estilo plateresco y de torre octogonal, y que actualmente se encuentra en proceso de restauración ya que los tejados han sufrido daños, y por seguridad está cerrada, deseando de volverla a ver abierta en todo su emplendor, pero como sabéis esto requiere mucho dinero, y todo el pueblo de Arjona está colaborando al máximo para que pronto llegue ese dia.

Del barrio de San Juan seguimos hacia otro barrio con encanto, el barrio del Carmen, con otra Iglesia, la Iglesia del Carmen, mandada a edificar en 1898 por don Isidoro Pérez de Herrastí, conde de Antillón, en memoria de una hija suya, llamada Carmen, fallecida a temprana edad. Posee una elevada torre de estilo neomudéjar, copia de la iglesia de Santa Ana de Granada.

Y la ruta estaba llegando a su fin, pasando por el centro del pueblo, donde están los comercios y bares, acabando en la antigua Plaza de los coches, como es conocida en el pueblo, y que ha sido restaurada, dando una imagen nueva presidida por Helvia.

Aunque la ruta acabó aquí, siendo en total de una duración de 2h, falta hablar del paseo y de la Iglesia de San Martín, iglesia de estilo gótico y que ha sido restaurada, dando una imagen muy bonita en el paseo General Muñoz Cobo, lugar donde se reúnen los Arjoneros para salir y disfrutar de la rica gastronomía.

Y hasta aquí este recorrido por mi pueblo, Arjona, un pueblo con señas de identidad y con historia, con herencia romana importante, de grandeza árabe, solar de un Rey, importancia medieval y lugar de prodigiosos milagros, un pueblo emigrante, trabajador y Andaluces de Jaén, aceiturenos altivos, marcados por la nobleza de sangre y de espíritu. La historia es muy extensa y aquí faltan muchísimos datos, pero mi intención era hacer un breve recorrido para enseñaros mi pueblo a todos aquellos que tanto os interesáis por él y desde aquí, en la casa donde nací y crecí en la calle Sol, os invito a visitar si venís a Jaén, hacer esta ruta guiada y quedaréis maravillados de Arjona.

Y con la foto de grupo de la visita guiada os dejo, yo sigo disfrutando de las fiestas, que ya queda poco, fechas imprescindibles para mi, como buena Arjonera permitidme que diga un VIVA FIESTASANTOS Y VIVA ARJONA.

10 comentarios

Tu opinión es importante: deja un comentario